Las iglesias más especiales de Florencia

Si habéis visitado Italia, seguramente os habéis dado cuenta del gran patrimonio artístico y cultural que posee porque está por todos lados. Y como viejos centinelas salvaguardando un tesoro, tenéis los miles de templos religiosos que hay en cada ciudad. Florencia no es una excepción. Así que para esta entrada os traigo las iglesias más especiales de Florencia. ¡Tenéis que conocerlas!

Si quisiérais visitar todas las iglesias que hay en Florencia, tardaríais mucho tiempo en terminar, y precisamente por eso, en esta ocasión, voy a escribir sobre aquellas que me parecen más interesantes. Es decir, las que tenéis que mirar dos veces para verlas bien. Pequeñas, grandes, antiguas y reformadas. Estas iglesias han contribuido a su manera a hacer de Florencia la ciudad tan soberbia que es y a enorgullecer a todos los florentinos, pues están convencidos de que la suya, es la ciudad más bella del mundo.

No vamos a discutir su opinión porque hay tantos gustos como colores, pero estoy segura de que viendo estos templos, adentrándoos en ellos, os enamoraréis sin remedio. No os las perdáis.

Índice de contenidos
  1. ORSANMICHELE EN LAS IGLESIAS MÁS ESPECIALES DE FLORENCIA
    1. La iglesia del gobierno
  2. SAN MINIATO AL MONTE
  3. SANTA TRINITA ENTRE LAS IGLESIAS MÁS ESPECIALES DE FLORENCIA

ORSANMICHELE EN LAS IGLESIAS MÁS ESPECIALES DE FLORENCIA

‘Oro parece, plata no es’. Como si fuera una adivinanza para niños, este edificio imponente se nos presenta como algo diferente. Algo que no parece lo que es. Es uno de los sitios que más me llamó la atención cuando llegué a la ciudad y su historia no defrauda.

Para empezar por el nombre. Orsanmichele. Básicamente, se llama así porque originalmente, aquí había convento femenino con un huerto, que después se sustituyó por una pequeña iglesia dedicada a San Miguel Arcángel. Cuando se derrumbó el templo originario, se decidió construir una lonja para albergar un mercado.

El mercado lamentablemente se quemó y hubo que reconstruirlo. Entonces se modificó el edificio. La planta baja era una iglesia y la primera planta se convirtió en almacén para el grano y la lana de los vecinos de la construcción de al lado, que pertenecía al gremio de la lana.

La iglesia del gobierno

Orsanmichele es una de las joyas de Florencia, no solo por su curiosa historia. También por todo lo que conlleva. Se convirtió en la iglesia de los gremios de artesanos florentinos y a su vez, estos gremios, eran los gobernantes de la ciudad. De modo que era la iglesia del Gobierno. Esto hizo que se encargaran a artistas importantísimos florentinos, sobre todo del 1400, obras de un valor incalculable.

Donatello hizo su San Jorge para el gremio de los armeros, Lorenzo Ghiberti hizo hasta tres esculturas para artes distintas como San Esteban para la lana o San Mateos para los banqueros. Cada escultura representaba al santo patrón de cada una de las artes florentinas. Se idearon para ponerlas en los tabernáculos que hay por toda la fachada del edificio. Actualmente, son copias. Todos los originales menos uno (San Jorge) se encuentran en la primera planta del edificio, que hoy es el Museo de Orsanmichele.

Tanto la iglesia como el museo son gratuitos pero este último abre normalmente los lunes y los sábados por la mañana. Os dejo un enlace a su web aquí, porque con el Covid, han hecho necesaria una reserva debido al aforo.

SAN MINIATO AL MONTE

Se encuentra en un lugar privilegiado, dónde hay unas vistas maravillosas de toda la ciudad. Ya solo por eso, merece absolutamente la pena. Además, es el único ejemplo de iglesia pura del románico florentino.

Dedicada al primer mártir de la ciudad, un mercante griego o un príncipe armenio perseguido por el emperador romano Decio, posee una de las fachadas más bonitas en Florencia. La fachada está inspirada en el arte clásico geométrico propio de los edificios monumentales romanos, con la utilización de mármol blanco y verde. Comenzó a realizarse en el siglo XI y se hizo en dos partes.

En el interior, mantiene una estructura de iglesia románica, con su presbiterio y su coro levantados por una plataforma que se sitúa justo encima de la cripta, donde se hallan los restos de San Miniato. Además, en el suelo, encontraréis un panel dedicado a los signos del zodíaco bastante parecido a los pavimentos del Baptisterio (otro ejemplo del románico florentino del que hablo en el post de la Catedral, os lo dejo aquí).

Destacan el mosaico del Cristo Redentor en la pared del fondo, la Capilla del Crucifijo diseñada por Michelozzo y decorada por Luca della Robbia y la Capilla del Cardenal de Portugal, proyectada por los hermanos Rossellino y decorada por los hermanos Pollaiolo, Alesso Baldovinetti y Luca della Robbia.

La entrada es gratuita y por la tarde se suelen realizar misas en canto gregoriano, por si os gusta o sentís curiosidad.

SANTA TRINITA ENTRE LAS IGLESIAS MÁS ESPECIALES DE FLORENCIA

En sus orígenes, fue la iglesia de la orden valombrosiana de Santa Maria dello Spasimoya existente en el 1077. En el siglo XII, se reconstruyó y amplió pero en el siglo XVI fue de nuevo modificada por Bernardo Buontalenti, quien renovó el presbiterio, amplió el convento e hizo la fachada.

De la primitiva iglesia, románica, aún queda la contra fachada, la cripta subterránea y algunas inscripciones y lápidas. Pero lo más interesante de esta iglesia son las capillas, ya que algunas conservan obras de arte absolutamente estupendas.

Una de ellas es la capilla Bartolini Salimbeni, que contiene un fabuloso ciclo de frescos llevados a cabo en el siglo XV por Lorenzo Monaco sobre historias de la Virgen. En la capilla Spini Feroni, encontraréis una escultura de madera de María Magdalena realizada por Desiderio de Settignano y Benedetto da Maiano.

Por último, mi capilla favorita en esta iglesia. La capilla Sassetti. Supone una de las obras maestras de Domenico del Ghirlandaio, que realizó un ciclo de frescos narrando historias de la vida de San Francisco de Asís. Es interesante porque es un verdadero retrato de la sociedad florentina del siglo XV, ya que aparecen numerosos personajes importantes, además de la propia familia Sassetti. El cuadro de la capilla es también de Ghirlandaio y representa La Adoración de los Pastores. El estilo alude a la influencia del arte flamenco en el pintor.

La entrada a la iglesia es totalmente gratuita y tiene horario bastante amplios, por lo que seguramente tendréis la ocasión de echar un vistazo si queréis.

Y con esto, se termina el post. Espero que cuándo vengáis a la ciudad, saquéis un poquito de vuestro tiempo para ver estas maravillas florentinas, que quizá no son las más famosas, pero que igualmente merecen una visita. Disfrutad las iglesias más especiales de Florencia. ¡Nos leemos!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Las iglesias más especiales de Florencia puedes ver mucha más información en la categoría Europa en 2023.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir