San Gimignano: Joyas cerca de Florencia

¿Habéis aterrizado en Florencia y os apetece hacer una excursión cercana a algún lugar que merezca la pena pero no sabéis cuál? San Gimignano es la respuesta. Esta pequeña ciudad medieval probablemente os dejará sin palabras. ¡Vamos a conocerla!

Quizá lo que más llame la atención de San Gimignano cuándo uno lo ve por primera vez es que parece estar suspendido en el tiempo, es como si se viajara a través de una máquina y se llegara de nuevo a la época medieval. Porque esta ciudad conserva aún un casco histórico medieval prácticamente sin tocar, salvo algunas y pocas edificaciones reestructuradas en el siglo XVIII. Actualmente es incluso Patrimonio de la Unesco.

Índice de contenidos
  1. BREVE HISTORIA DE SAN GIMIGNANO
  2. QUÉ VER
    1. Las famosas torres
    2. Iglesias
    3. Palacios y fuentes
  3. CÓMO LLEGAR A SAN GIMIGNANO

BREVE HISTORIA DE SAN GIMIGNANO

La localidad surge probablemente de un asentamiento etrusco, ya que este pueblo solía instalarse encima de colinas para poder defenderse en caso de ataque (Fiesole era la capital etrusca de la Toscana, os dejo el artículo sobre esta ciudad aquí, por si no habéis tenido oportunidad de leerlo).

Después, en la Edad Media, San Gimignano se situó muy cerquita de la llamada Via Francigena, que Sigerico, Arzobispo de Canterbury, utilizaba para ir de Roma a Inglaterra. Fue este personaje el que le dio el nombre de Sce Gemiane a la localidad . En este período medieval es cuando obtuvo un gran crecimiento económico y se le dio el aspecto que hoy conocemos, al menos una parte.

El Renacimiento fue, sin embargo, un tiempo oscuro para San Gimignano, al menos en cuanto a desarrollo económico. En el terreno artístico fue otra cosa, ya que trabajaron aquí grandes nombres como Benozzo Gozzoli o Domenico del Ghirlandaio. El aislamiento al que después fue sometida, es lo que ha hecho que se haya podido conservar así de bien hasta nuestros días.

QUÉ VER

Las famosas torres

Si por algo es identificada San Gimignano es sin duda, por el perfil que crean sus torres medievales en el horizonte. Precisamente por esto, ha acabado adquiriendo el sobrenombre de Manhattan del Medievo. No es para menos. De las 72 torres que había en la Edad Media, son 14 las que se han podido conservar.

Estas construcciones tenían la función de defender ante los posibles ataques enemigos que pretendieran conquistar la ciudad, y al mismo tiempo, constituían viviendas. Eran las viviendas de las familias acomodadas y ricas del lugar, que medían su importancia por la altura a la que éstas llegaban. Por eso, competían por tener la torre más alta.

La torre más antigua es la Torre Rognosa, de finales del siglo XIII y la más alta, que mide 54 metros, es la Torre del Potestà o Torre Grossa.

Iglesias

La Iglesia de la Colegiata es una de las principales construcciones religiosas en San Gimignano y es además considerada como el Duomo de la ciudad. De estilo románico, sus orígenes se remontan al siglo XII y hoy en día destacan porque alberga en su interior trabajos de artistas de primer nivel como Benozzo Gozzoli o Domenico del Ghirlandaio. Del primero, podréis ver el fresco dedicado a San Sebastián y del segundo, el fresco que representa diferentes historias de Santa Fina en la Capilla con el mismo nombre.

La iglesia de San Agustín es otra de las interesantes en la ciudad precisamente por los frescos que podemos encontrar en ella. La Capilla de San Bartolo de Benedetto da Maiano o las historias de la vida de San Agustín nuevamente de Benozzo Gozzoli, son algunos de los tesoritos que podéis disfrutar en vuestra escapada al encantador pueblecito toscano.

Palacios y fuentes

Casa Salvestrini:

La Casa Salvestrini es uno de los edificios medievales que veréis nada más entrar en la Piazza della Cisterna, la principal del centro histórico y que se llama así por el pozo de agua que hay situado en la propia plaza. Es un edificio que antiguamente servía para hospedar a los peregrinos que participaban en la Via Francigena.

Palazzo Comunale:

En la misma plaza se encuentra el Palazzo Comunale, que es la sede del gobierno de la ciudad. Fue construido en 1288 y ampliado en 1323. Hoy en día, alberga el Museo Civico. En él, destacan diversas salas.

Quizá la más importante sea la sala de Dante, que se llama así porque aquí fue donde este destacado personaje fue recibido por el gobierno local como embajador de la República Florentina a causa de los güelfos toscanos (como gran parte de Italia en esa época, Toscana se encontraba dividida entre partidarios del emperador germano, llamados gibelinos, y partidarios del Papa, llamados güelfos).

En la Pinacoteca es dónde encontraréis obras de Coppo di Marcovaldo, Benozzo Gozzoli, Filippo Lippi y Pinturicchio. Se encuentra en la segunda planta del edificio.

Además, desde el Ayuntamiento, podréis acceder a la torre más alta de la ciudad, de la que ya hemos hablado, la Torre Grossa. Os dejo el enlace del Ayuntamiento de San Gimignanoaquí, para que podáis consultar precios y horarios de entrada.

En la misma Piazza della Cisterna, os recomiendo probar el helado de Dondoli, que dicen que es uno de los mejores helados del país y cuyo fundador ha ganado diferentes premios reconociendo la calidad de su helado. Uno de los sabores más curiosos que podéis probar es el de la Vernaccia di San Gimignano, dedicado a uno de los productos estrella de la localidad, el vino y que se llama exactamente como este helado.

Fuentes:

Os destaco también las fuentes medievales que encontraréis en diversos puntos de la ciudad. Tenían antiguamente la función de fuentes públicos desde las cuales abastecerse de agua y también servían para lavar la ropa.

Y por supuesto, las antiguas murallas de la ciudad y sus respectivas puertas, que hacen que la sensación sea la de estar todavía en el siglo XIII, cuando se pusieron en pie.

Veréis, cuando lleguéis, que en realidad es una excursión perfectamente realizable en un día, ya que la ciudad es bastante pequeña. Incluso, os animo a que salgáis ligeramente de ella. Así, podréis ver muy nítidamente los campos de la zona, con los típicos cipreses y olivos toscanos, propios de una bella postal.

CÓMO LLEGAR A SAN GIMIGNANO

Para llegar a la ciudad desde Florencia, lo más fácil es en coche, a través de la Superstrada Firenze-Siena y tomar el desvío después a Poggibonsi Nord.

Si no tenéis la posibilidad de alquilar un coche, en transporte público también se puede llegar, aunque es necesario hacer trasbordo porque no hay línea directa desde Florencia. Podéis hacer dos cosas: o llegar hasta Siena en autobús y desde allí otro hasta San Gimignano o llegar hasta Poggibonsi en tren y desde allí otro autobús.

Como veis, en transporte público, puede parecer complicado pero no lo es tanto y además, merece muchísimo la pena. No os defraudará si lo hacéis.

Espero que os animéis a ir de excursión a San Gimignano, sin duda una de las muchas joyas que guarda Toscana, y que el post os resulte útil a la hora de planificar vuestro viaje. ¡Nos leemos!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a San Gimignano: Joyas cerca de Florencia puedes ver mucha más información en la categoría Europa en 2023.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir