Utrecht: una ciudad con aire medieval pero moderna

Una visita a la ciudad de Utrecht es una de las excursiones de un día fundamentales que incluir en tu viaje a Países Bajos. Esta ciudad universitaria situada en el centro del país es una de las más hermosas y mejores conservadas, su centro histórico parece haber quedado estancado en el tiempo y conserva todo el encanto medieval de la ciudad.

Utrecht es una ciudad llena de historia debido a su estratégica ubicación a orillas del Rin; existen evidencias de asentamientos humanos ya en la Edad de Piedra (2.200 a.C.) y en la Edad de Bronce. Sin embargo, oficialmente la ciudad fue fundada tras la construcción de las fortificaciones romanas durante el año 50 d.C, las cuales recibieron el nombre de Ultra Trayectum, que con el tiempo derivó a Utrecht. Una serie de fortificaciones romanas fueron construidas posteriormente cuando el Emperador Claudio decidió que el Imperio Romano no se extendería más hacia el norte, construyendo así una línea defensiva a lo largo del Rin.

Poco a poco Utrecht se convirtió en un centro mercantil y económico muy importante durante la época medieval, lo que favoreció a su crecimiento; además fue el mayor centro religioso del país.

Descubre 10 cosas imprescindibles que ver en tu visita a Utrecht:

Catedral de san Martín

Esta catedral de estilo gótico francés, construida en la Edad Media, fue la catedral más grande del país hasta 1674 cuando tras una enorme tormenta la parte central de la nave principal colapsó y jamás fue reconstruida. Hoy en día de la catedral original sólo quedan el coro, el transepto y la torre; por lo que lo que queda del edificio no está conectado con la torre.

Este edificio era posterior a la Reforma Protestante de Países Bajos, por lo que hasta 1580 actuó como un templo cristiano, transformándose posteriormente al culto protestante. La Iglesia Católica siguió presente tras la Reforma Protestante en Utrecht, pero realizando su culto en capillas más pequeñas y discretas. En 1853 la iglesia de Santa Catalina de las Carmelitas se convirtió en la Catedral católica de la ciudad.

Esta catedral abre todos los días del año y se puede visitar de forma gratuita. Los sábados no te pierdas los famosos Zaterdagmiddagmuziek, conciertos musicales gratuitos a medio día.

Además no te olvides de visitar el Pandhof, el claustro medieval de la catedral que cuenta con un hermoso jardín con fuentes.

Subir a la torre de la catedral de San Martín: un must

La torre de la Catedral de San Martín o Domtoren en neerlandés, construida en 1382, cuenta con 112,5 metros de altura, siendo el edificio religioso más alto del país y es el símbolo indiscutible de la ciudad. Se puede subir a la torre (465 escalones) y es totalmente recomendable ya que cuenta con las mejores vistas de la ciudad. Con un poco de suerte en un día despejado podrás ver Ámsterdam a 35 km hacia el norte. En tu visita además podrás admirar a mitad de la subida las 14 campanas, de las cuales, siete de ellas pesan más de 32 toneladas y datan de 1505; así como escuchar el famoso carrillón de la ciudad.

La torre sólo puede ser visitada junto con un guía que te explicará toda la historia de las galerías, la catedral y la torre; esta visita dura 1 hora. También puedes subir a ella a través de su ascensor igualmente en una visita guiada de unos 25 minutos. Las visitas guiadas están disponibles en inglés y holandés.

Visitas:

Horario: Abierto todos los días de 10:00 a 17:00.
Precio de la entrada: Adultos 10,00€, estudiantes hasta 18 años o con tarjeta ISIC 7,50€ y niños de 4 a 12 años 5,00€.
Para más información haz clic aquí.

Domunder

En la plaza Domplein, además de la catedral, su claustro y la torre, se encuentra uno de los mayores secretos de la ciudad, el DOMunder. Desciende 5 metros por debajo del suelo para realizar un viaje arqueológico 2000 años en el pasado y descubrir la historia de Utrecht.

Parte de la visita se realiza con un guía (hay guías en inglés y holandés) que te explicará a historia de este lugar tan peculiar. La segunda parte de la visita se puede realizar por tu cuenta, para ello a la entrada te proporcionarán una linterna para iluminarte en los pasadizos subterráneos y descubrir las ruinas romanas. Además podrás ver vídeos sobre la historia de este lugar y verás capa a capa todas las épocas de la ciudad: desde la época romana, o el auge medieval, hasta la tormenta de 1674 que destrozó la actual catedral.

Visitas:

Horario: Abierto de martes a domingo de 12:00 a 16:00.
Precio de la entrada: Adultos 10,00€, y niños de 6 a 17 años 7,50€.
Para más información haz clic aquí.

Paseo por el Oudegracht

El Oudegracht o canal antiguo es el principal canal de Utrecht que atraviesa todo el centro de la ciudad fue construido en el siglo XII y a día de hoy sigue conservando ese aire romántico con toques medievales característico de la ciudad. Un paseo por sus orillas te asegurarán las mejores fotografías de la ciudad con la Domkerk de fondo como símbolo de Utrecht.

Esta obra maestra de la ingeniería tenía como función drenar el agua de la ciudad, ya que toda esta zona del interior de Países Bajos se encuentra totalmente por debajo del nivel del mar.

A lo largo del canal podrás disfrutar de un agradable paseo por la zona más céntrica de la ciudad, disfrutando de sus abarrotados cafés y restaurantes llenos de turistas, locales y estudiantes con ganas de pasárselo bien. Además podrás encontrar infinidad de boutiques de diseñadores locales con estilos modernos.

También es recomendable un paseo a lo largo del Niewegracht o canal nuevo. Para disfrutar más de esta experiencia existen barcos que realizan tours a lo largo de los canales y además puedes alquilar canoas y góndolas.

Café Olivier

Desde luego lo más pintoresco de la ciudad; esta típica cervecería belga es una parada obligatoria en tu visita a Utrecht. Este lugar tan fascinante como atípico se encuentra en el interior de la iglesia consagrada de Santa María la Menor. Países Bajos es una nación mayoritariamente atea por lo que las iglesias en desuso se han de adaptar a los nuevos tiempos ofreciendo otro tipo de actividad, como una cervecería por ejemplo, por muy profano que sea.

Aunque la mayoría de la decoración religiosa se ha reemplazado, aún se conservan un órgano y algunas estatuas. Su gran variedad de cervezas belgas son toda una experiencia religiosa, nunca mejor dicho.
Si quieres cogerte una buena cogorza en la casa del Señor, ¡ésta es tu oportunidad!

Las Letras de Utrecht o el poema infinito

Esta curiosa obra artística es un poema en holandés localizado en el pavimento del centro de la ciudad. Cada sábado se añade una nueva letra a este poema que poco a poco crece decorando las orillas de los canales.

Este proyecto comenzó en 2012 y entonces ya se añadieron 648 bloques con letras con el fin de contar desde el 1 de enero del año 2000. Desde su origen se ha ido escogiendo a diversos escritores para colaborar con esta iniciativa de la ciudad; de momento ha habido 7 poetas que han añadido versos. Este proyecto está subvencionado por la ciudad de Utrecht; no tiene una fecha límite por lo que se espera que mientras los ciudadanos sigan colaborando este poema siga creciendo por las calles de la ciudad.

Winkel Van Sinkel

Este histórico lugar abrió sus puertas a orillas del canal Oudegracht en 1839 como unos grandes almacenes. Winkel Van Sinkel son las tiendas más antiguas del país.

A lo largo de su historia este edificio también fue la sede de un banco, pero hoy en día alberga una de las cafeterías más famosas y bulliciosas de Utrecht; uno de los sitios favoritos de los lugareños. Este lugar no pasa desapercibido por su hermosa decoración dentro de este céntrico palacio, además el restaurante cuenta con varios ambientes.

Por la noche este lugar retira todas sus mesas y sillas, apaga las luces y se convierte en una exclusivo club.

Visitar la Universidad de Utrecht

Esta universidad fundada en 1636 es una de las más antiguas del país y una de las más prestigiosas de Europa. Ha sido categorizada como la mejor universidad del país: de aquí han salido 12 Premios Nobel.

Utrecht es sin duda una ciudad universitaria llena de vida y estudiantes por sus calles, y es este ambiente universitario el que sigue atrayendo año tras año a sus más de 32.000 estudiantes. Esta universidad imparte carreras de letras, arte, sociales, economía y ciencias. No cuenta sin embargo con grados técnicos de ingeniería, pero sí con la posibilidad es cursar algunos estudios en inglés, lo cual atrae a estudiantes de todas las partes del planeta; además de su amplia gama de postgrados y másters disponibles.

Puedes visitar los edificios históricos del Rectorado de la universidad ya que se encuentran en el centro de la ciudad. Las facultadas más modernas se han trasladado hacia las afueras en la zona conocida como el campus de Uithof, que resalta por su arquitectura moderna. Igualmente aquí se sitúa la biblioteca, un edificio en forma de cubo negro cuyo moderno interior es totalmente sorprendente.

Visitar el parking de bicicletas más grande del mundo

Este parking situado en la Estación Central cuenta con una capacidad para 12.500 bicicletas. Países Bajos es la nación con mayor número de bicis, concretamente 25 millones; teniendo en cuenta que número total de habitantes es de 17 millones, es decir 1,5 bicicletas por habitante (yo misma tengo dos por ejemplo). Con estas cifras era de esperar que los mayores parkings para bicicletas se encontrasen aquí.

En Holanda es muy común que si trabajas en otra ciudad o vives en las afueras, te acerques a las estaciones de tren en bici y la aparques ahí durante el día; por ello todas las estaciones del país cuentan con parkings bajo techo y vigilados que te permiten aparcar de forma gratuita durante las primeras 24 horas. A partir del primer día pagarías 1,25€/día.

Este parking se encuentra justo debajo de la estación, tiene 3 plantas y está abierto 24 horas 7 días a la semana. Además está totalmente digitalizado ya que cuenta con señales luminosas que te van indicando dónde puedes encontrar un sitio libre (a pesar de su tamaño puede ser difícil en hora punta). Puedes acceder a este parking montado en tu bici y bajar las 3 plantas a través de las rampas circulares. Existen dos rampas, una para subir y otra para bajar.

El segundo parking de bicicletas con mayor capacidad se encuentra en La Haya, con capacidad para 8600 bicicletas y el tercero se encuentra en la estación de Kasai de Tokyo. Éste último es completamente automatizado y cuenta con 50 «ascensores» en los que dejas tu bicicleta y automáticamente es conducida hasta su plaza de aparcamiento, en una zona inaccesible para los usuarios.

Se planea que en el futuro este parking tenga capacidad para 22.000 bicicletas.

Museo Speelklok

Sin duda una de las cosas más holandesas que puedes hacer en tu visita a Utrecht, este inusual museo es totalmente diferente, divertido y muy recomendable. Cuenta con una inmensa colección de pianolas y aparatos musicales autómatas, seguramente no hayas visto un museo igual. Cada hora realizan una demostración y ponen varios aparatos a funcionar para enseñarle al público de lo que son capaces.

Curiosamente en Holanda estos aparatos son todavía bastante comunes, y durante los fines de semana aún se pueden ver en funcionamiento en el centro de las ciudades. La historia de los instrumentos musicales autómatas comienza en la región durante el siglo XVI con los carrillones de los campanarios de las iglesias (aún en uso); poco a poco los instrumentos musicales se pusieron de moda y fueron surgiendo todo tipo de cajas musicales, pianolas, relojes musicales, osquertriones, los famosos organillos holandeses, etc.

El museo en sí abrió sus puertas en 1984 y se ubica en el interior de la iglesia Buurkerk. Ésta es una de las iglesias medievales parroquiales que aún se conserva en la ciudad; sufrió varios incendios durante los siglos XIII y XIV. Su torre que nunca se terminó data del año 1370. En 1577 se instaló un cañón en la torre cuyo objetivo era proteger a la ciudad de los soldados españoles asediados en el castillo Vredenburg que se encontraban sitiados por las tropas de la ciudad. En 1975 la iglesia cayó en desuso y 9 años después se convirtió en museo.

Visitas:

Horario: Abierto de martes a domingo de 10:00 a 17:00.
Precio de la entrada: Adultos 14,00€ y niños 7,50€.
El museo cuenta con visitas guiadas gratuitas.
Museo gratuito con la tarjeta MuseumKaart.
Para más información haz clic aquí.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Utrecht: una ciudad con aire medieval pero moderna puedes ver mucha más información en la categoría Europa en 2023.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir