Jardines de Boboli: espectáculo en Florencia

¿Alguna vez os habéis quedado sin respiración visitando unos jardines? ¿No? Entonces, esta entrada os puede venir realmente bien. Si existe en Toscana un pulmón verde que sorprende a todo el que lo visita son sin duda los jardines de Boboli: un espectáculo verde en Florencia. Por eso, merece una visita. ¡Vamos a ello!

Los Jardines de Boboli, Patrimonio de la UNESCO, son la joya de la corona en cuanto a jardines en Florencia, ya que constituyen un verdadero pedacito de la historia de la ciudad y sus promotores fueron, nada más y nada menos, que los famosos Medici (si os gusta visitar áreas verdes en las ciudades, no os perdáis el post que hice a propósito, os pongo el enlace aquí).

Este espacio tan especial se encuentra justamente detrás del Palacio Pitti y nació como jardín perteneciente a los Grandes Duques de La Toscana. Hoy, es un lugar donde leer un buen libro, relajarse o disfrutar de la naturaleza y el arte en una perfecta simbiosis dando un simple paseo.

Índice de contenidos
  1. HISTORIA DE LOS JARDINES DE BOBOLI: UN ESPECTÁCULO VERDE EN FLORENCIA
  2. QUÉ VER EN BOBOLI
    1. El anfiteatro
    2. La fuente de Neptuno
    3. El jardín y el casino del caballero
    4. Kaffeehaus en los Jardines de Boboli: espectáculo verde en Florencia
    5. La gruta de Buontalenti de los Jardines de Boboli: espectáculo verde en Florencia
    6. Fontana del Bacchino

HISTORIA DE LOS JARDINES DE BOBOLI: UN ESPECTÁCULO VERDE EN FLORENCIA

Los terrenos pertenecían en un principio a la familia Pitti, y fue de hecho, Lucca Pitti, banquero y enemigo de los Medici, quién decidió realizar el palacio. Sin embargo, Leonor Álvarez de Toledo, esposa de Cosimo I de’ Medici, los compró en 1549. Fue entonces cuándo iniciaron las ampliaciones de la propiedad y la consecución de un jardín de estilo italiano, que estaría llamado a ser admirado.

El proyecto del jardín se le encargó a Niccolò Tribolo, que ya había diseñado para los Medici, el jardín de la Villa de Castello, aunque después no pudo terminarlo. A él se le atribuye el anfiteatro excavado en la base de la colina, sin embargo, gran parte del proyecto, fue completado por Bartolomeo Ammannatiy Bernardo Buontalenti.

Durante el siglo XVII sufrió su mayor ampliación, en la parte más cercana a Porta Romana. Así, casi triplicó su extensión, unas 45000 hectáreas. Casi casi como todo el centro histórico de Florencia.

QUÉ VER EN BOBOLI

El anfiteatro

Básicamente el núcleo central del jardín se encuentra en el anfiteatro diseñado por el Tribolo. Está centrado en la parte posterior del palacio y señala el punto en el que se obtenía la piedra para llevar a cabo la construcción de Pitti. Se decidió enriquecer con gradas, estatuas de mármol y urnas de arcilla.

En el centro del anfiteatro, encontraréis el único obelisco egipcio de Toscana. Desde aquí, podréis ver unas vistas magníficas de la parte de atrás del Palacio Pitti, con el patio de Ammannati y la Fuente del Carciofo. Hoy, se usa para realizar representaciones culturales y teatro.

La fuente de Neptuno

Más allá del anfiteatro, encontraréis la Fuente de Neptuno, con la estatua del Dios de los Mares que emerge de una roca en la cual también hay náyades y tritones. La hizo Stoldo Lorenzi en 1571 y es popularmente conocida por los florentinos como ‘la fuente del tenedor’ por el tridente que sujeta Neptuno.

Por M.L.B

Si seguís subiendo por las diferentes rampas llegaréis a tener unas vistas estupendas del palacio y podréis contemplar las murallas que pertenecen al Forte Belvedere, monumento desde el cual también se puede acceder a los jardines. En esta zona, veréis caminos pintorescos con árboles y toda clase de plantas.

El jardín y el casino del caballero

La zona superior contiene las murallas, encima de un saliente del fortín construido por Michelangelo en 1529 (parte del Forte Belvedere), encontraréis este jardín con una pequeña construcción en su interior. Para acceder tendréis que subir unas pequeñas escaleras curvas y entrecruzadas que van a parar a una terraza, sobre la cual, admiraréis Florencia.

En la parte del jardín, ya arriba, las magníficas vistas sobre la campiña toscana que hay alrededor de la ciudad, no os defraudará en absoluto. Por eso precisamente, merece la pena subir hasta aquí.

El palacete que hay servía de espacio para las conversaciones literarias y artísticas del cardenal Leopoldo dei Mediciy donde hizo su retiro Gian Gastone. Hoy en día, lo podéis visitar porque en su interior alberga la colección de porcelana palatina, tanto de la familia Medici como de los Lorena, quienes después habitaron en Palacio Pitti.

Kaffeehaus en los Jardines de Boboli: espectáculo verde en Florencia

Descendiendo de nuevo por las escaleras y avanzando hacia el noreste, os toparéis con un edificio bastante particular, ya que pertenece al estilo rococó, del cual no encontraréis gran cosa en la ciudad. Fue diseñado por Zanobi del Rosso en 1776. Se lo encargó Pietro Leopoldo de Lorena y su nombre se debe a que aquí Pietro Leopoldo tomaba café con su corte, según la moda de la época.

El color del edificio es de un característico verde pálido, color que aquí en Toscana recibe el nombre de ‘verde Lorena’. Lo encontraréis en algún que otro espacio de la ciudad.

Por M.L.B

La gruta de Buontalenti de los Jardines de Boboli: espectáculo verde en Florencia

Bajando de nuevo hacia el palacio, en el lateral derecho si tenéis Pitti delante, encontraréis un lugar particular. Una gruta creada artificialmente por Bernardo Buontalenti por encargo de Francisco I dei Medici. Su construcción fue entre 1583 y 1593 y su importancia radica en que representa la cultura manierista jugando al mismo tiempo con las tres grandes artes: arquitectura, pintura y escultura.

Está dividida en tres pequeñas estancias, cada una representa ambientes diferentes. En la primera, se representa el caos, que solo transformándose puede alcanzar el orden. Las rocas, las estalactitas, las conchas parecen adquirir vida transformándose en figuras antropomórficas y zoomórficas.

En la segunda, encontraréis decoraciones análogas con estalactitas y conchas, y frescos. En los laterales, aparecen pintadas Juno y Minerva dentro de falsos nichos.

La tercera, más pequeña, figura una verdadera gruta, con un cielo ficticio dónde vuelan los pájaros. Este espacio es dominado por la fuente de Giambologna: ‘Venus saliendo del baño’. Es decir Venus emerge sobre la bañera de mármol, sobre la cual se asoman cuatro sátiros maliciosos que se burlan de ella, lanzándole agua al cuerpo.

Fontana del Bacchino

A la izquierda de la Gruta de Buontalenti, encontraréis la Fontana del Bacchino, ejemplo de la escultura grotesca tan de moda en los jardines del 1500 y 1600. Está constituida por la figura del Nano Morgante, el enano más famoso de la corte de Cosimo I dei Medici. Está retratado desnudo y cavalga una tortuga y fue realizado por Valerio Cioli en 1560.

Justo en este lado, encontraréis la salida del recinto. Boboli es enorme y realmente podéis hacer diferentes rutas en función de vuestros gustos. En el post, he querido destacar lo que considero esencial en una visita a los jardines pero si tenéis más tiempo, podéis ver más cositas.

Y hasta aquí, el post de hoy. Espero que os sea útil y que disfrutéis la visita a los Jardines de Boboli: un espectáculo verde en Florencia. Para mí, es una visita imprescindible tanto si venís a hacer turismo como si vivís en Florencia. Imperdible. ¡Nos leemos!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Jardines de Boboli: espectáculo en Florencia puedes ver mucha más información en la categoría Europa en 2023.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir