París: claves y consejos para usar el transporte público

Si eres de esas personas a las que les gusta planificar su viaje desde el primer minuto, hay una cosa fundamental que debes saber: eres un agonías. No, perdón, eso no era lo que quería decir… No obstante, ya que estamos, quizás te interese conocer de antemano algunos consejos útiles para moverse por París sin volverse loco.

En las grandes ciudades puede llegar a ser un poco caótico el tema del transporte público. Sin embargo, París en concreto no es de las más laberínticas en lo que se refiere a desplazamientos. Las líneas de metro y tren de cercanías están bastante bien estructuradas por lo general y las líneas de autobús, aunque a priori pueden dar la sensación de poco comprensibles, resultan también muy prácticas, ya que hay cientos en toda la ciudad y su periferia.

La fama que precede a la capital francesa de prisas, gente corriendo, el metro hasta arriba… no es ficción. Por desgracia es tan verídico como cortarrollos. Como dicen los parisinos: «métro, boulot, dodo» que viene a ser: metro, trabajo y a la cama. Pero también hay que decir que el sistema de transportes es lo suficientemente amplio y organizado como para que siempre tengas más de una opción para desplazarte de un sitio a otro.

Allez, on bouge !

Índice de contenidos
  1. Metro y RER: La forma clásica de moverse por París
    1. Ticket t+:
    2. Carnet T-10:
    3. Billet Île de France: para moverse no solo por París
    4. Mobilis:
    5. Paris Visite:
    6. Pass Navigo: la varita mágica para moverse por París
  2. Líneas de autobús:
  3. Batobus: para moverse por París en barco
  4. Otros medios para moverse por París: opciones eco-friendly
    1. Bicicletas:
    2. Patinetes eléctricos:

Metro y RER: La forma clásica de moverse por París

Estación de metro Arts et métiers

Si eres una persona a la que le gusta viajar, lo más probable es que ya te hayas movido en metro en más de una ocasión, con lo cual estarás pensando que lo que viene a continuación ni tiene ningún misterio para ti. Sin embargo, déjame decirte que te puedes ahorrar tiempo y un «piquito» si conoces un par de consejos para comprar títulos de transporte en esta gran ciudad. Veamos:

Ticket t+:

El simple, el de toda la vida. Para viajes esporádicos en París intramuros, es decir, no es válido para la periferia, aunque la línea de metro en cuestión llegue hasta otras ciudades próximas. ¡Cuidado con esto! Por aquello de evitar comerte una bella multa por no saber cómo funcionaba.

Cuesta 1,90 € la ida y tiene una validez de hora y media, siempre que no salgas del metro y vuelvas a entrar, claro.

Carnet T-10:

Simplemente, un pack de 10 billetes simples, que al comprarlo te sale más barato que haciéndolo uno por uno. La diferencia de precio tampoco es enorme, pero oye…

¿La ventaja? Pues resulta útil ya vayas en solitario o en pareja/grupo, ya que estos billetes no son nominativos y tampoco tienen fecha de caducidad. Este pack cuesta 14 €.

Billet Île de France: para moverse no solo por París

Este billete es también de los simples, pero más específico. Es decir, te sirve para aquellas paradas que corresponden a pueblos o ciudades de la periferia. El precio dependerá de la ciudad a la que vayas. Este pase está pensado sobre todo para el RER (como decíamos más arriba, el tren de cercanías, pues éstos son los que van a las ciudades de la periferia).

Mobilis:

Este es el pase diario. Resulta práctico ya que puedes elegir la(s) zona(s) por la(s) que te vas a mover y lo puedes utilizar cuantas veces quieras a lo largo del día. Sí es cierto que quizás el precio es un poco elevado para un día (el pase para zona 1 , es decir, París intramuros, sale a 7,50 €). Quizás en un día no vayas a utilizar el transporte público tantas veces como para amortizarlo, pues el encanto del turisteo es caminar un poquito, hacer fotos, ver cosas por el camino… en lugar de transportarse en metro o tren todo el tiempo.

Paris Visite:

Creado para los turistas, en mi opinión este pase no es lo más recomendable, pues para lo que sale no creo que merezca la pena. A diferencia del anterior, este pase se puede elegir entre zonas de 1 a 3 o de 1 a 5. El más barato sale 12 € al día y comprende las zonas 1 a 3, que sería digamos el área interesante cuando se trata de visitar París en modo guiri.

La ventaja de este pase es que cuanto más días compres, más barato te sale. Para que te hagas una idea: El pase para las zonas 1 a 3 durante cinco días te saldrá 38,35 €. ¿Termina compensando? Pues hombre, como decíamos antes, todo depende de cuánto te guste caminar y cuántas veces vayas a utilizar el transporte público al día.

Pass Navigo: la varita mágica para moverse por París

Esta tarjeta es la que utilizan los residentes, pero con la ventaja de que la puedes comprar y recargarla para un día, una semana, un mes o un año, incluso hay tarifas especiales y descuentos: jóvenes, estudiantes, mayores, familia numerosa, etc.

Antes que nada, vamos a hacer un par de aclaraciones para que resulte menos caótico comprar tu pase cuando llegues a la ciudad:

    • A diferencia del resto de los billetes, el Pass Navigo no se compra en cualquier estación de metro (aunque en su web digan que sí). Esto es importante para no verte sin billete en un momento dado. Sin embargo, recientemente han cambiado el procedimiento y ahora se puede comprar también por internet.
    • Este pase es nominativo e intransferible. Lo cual puede parecer una tontería pero, créeme, si te controlan y tu pase está a un nombre que no es el tuyo, la multa puede doler.
  • Si recargas tu Pass Navigo semanalmente, debes saber que la semana se empieza a contar desde el lunes hasta el domingo. Me explico: si llegas a París un martes y te quedas una semana, podrás comprar tu pase semanal, pero digamos que habrás «perdido» el lunes y tendrás que pagar otro billete para el lunes siguiente.

Después de esta paliza mental sobre los mil tipos de pases de metro y tren, solo me gustaría hacer una ultimísima precisión por si te lo estás preguntando: El metro y RER en París no está abierto 24 horas. Entre semana cierran sobre la 1h, dependiendo de la línea, y los fines de semana entre 1h30 y 2h. Sin embargo, también existen autobuses nocturnos, los llamados Noctilien. Éstos no solo circulan por París intramuros sino también por los pueblos y ciudades de la periferia. Para utilizarlos, son válidos los mismos billetes que para el metro, así como el Pass Navigo.

Líneas de autobús:

En este apartado no nos entretendremos mucho. Moverse por París utilizando el autobús no tiene ningún misterio. Como te podrías imaginar, hay muchas líneas (316 para ser exactos), con lo que moverse por este medio resulta también práctico para el que lo prefiera antes que el metro.

El sistema de billetes de autobús es el mismo que el del metro, con la diferencia de que puedes también comprar tu billete en el propio autobús, aunque te saldrá 2 € en vez de 1,90 €. Además, no es lo más recomendable puesto que los autobuses suelen estar bastante concurridos y no es lo más cómodo del mundo (y el conductor te agradecerá que traigas tu billete ya compradito).

Batobus: para moverse por París en barco

Este medio de transporte permite tener unas vistas de lo más agradables de la ciudad además de recorrer los puntos más emblemáticos navegando por el Sena, como podrás ver en la foto a continuación. Si te gustan los barcos, esta puede ser una experiencia simpática y que tampoco está nada mal de precio.

Recorrido del Batobus

¿Cómo funciona? Pues te cuento:

Puedes comprar pases de 24h o 48h, incluso existen pases anuales. Se pueden comprar pases en cualquiera de las paradas que salen en la foto, pero también se pueden comprar en la web de Batobus, donde además te saldrán más baratas. Los pases te permiten subir y bajar cuantas veces quieras y hacer el recorrido como se te antoje. El de 24h está a 17 € en la web y a 19 € en taquilla. Para el de 48h, sale dos euros más caro, lo cual no está nada mal para lo que ofrece ¿no?

Otros medios para moverse por París: opciones eco-friendly

Evidentemente, el transporte público no es la única opción. En el artículo «Visitar París en tres días: Qué ver» ya mencionábamos la posibilidad de alquilar bicicletas o patinetes eléctricos. Sin querer que esto se extienda mucho más, te voy a dejar un par de aplicaciones de alquiler por si un día se te antoja.

Bicicletas:

La más popular y a la vez la que más tiempo lleva funcionando se llama Vélib y forma parte del servicio municipal de alquiler de bicicletas. Esto tiene la ventaja de que si tienes un Pass Navigo, éste también te sirve para utilizar una de estas bicicletas. El servicio tiene dos grandes modalidades: la suscripción o el pase (diario o semanal). Si lo que vienes es a echar unos días, lo que más te va a cundir es el pase, ya sea semanal o diario. Además, el servicio en sí está muy bien de precio y hay estaciones de Vélib muy bien repartidas por la ciudad.

En cuanto a su funcionamiento, estas son las opciones: Puedes hacerlo en su página web, descargarte la aplicación, que también es muy útil, o puedes sacarte el pase directamente en la máquina de la estación. Estas máquinas tienen pinta como de parquímetro raro y vienen en varios idiomas. Te pedirán un número de tarjeta de crédito para retenerte una fianza (ya sabes, por si se te va la pinza y te llevas la bici pa’ ti pa’ siempre).

Otro sistema que está muy bien es Jump, operado por Uber. A lo mejor lo conoces, pero nunca está de más proponer alternativas. A mí personalmente me gusta porque es cómodo y rápido de usar. Abres la aplicación Uber en tu teléfono y te salen las bicicletas disponibles. Una de las ventajas es que no necesitas dejar la bicicleta en una estación específica como se hace con Vélib, sino que la puedes dejar en cualquier aparcamiento de bicicletas.

Patinetes eléctricos:

Este medio de transporte se ha ido poniendo cada vez más de moda. Tanto, que en los últimos meses se ha tenido que regular la normativa de tráfico para evitar accidentes: gente montada de dos en dos, personas yendo a 30km/h por la acera… Ya, ya paro, que me estoy poniendo friki.

El caso es que en lo que se refiere a moverse por París sobre dos miniruedas, existen varias aplicaciones. Yo te voy a mencionar las que he probado y que a mi parecer funcionan bien y no están mal de precio: Por un lado tenemos Lime, que puede que te suene porque está presente en otras ciudades. Hablo bien de ella porque me parece que la aplicación es muy eficaz, super sencilla de usar y también que es muy fácil encontrar un patinete estés donde estés. Además, los hay grandes y pequeños, lo cual queda verdaderamente al alcance de todo público.

También está Dott, otra aplicación que no difiere mucho de la anterior, aunque me sigue pareciendo más rápida y eficaz la otra. Para ambas, el sistema es muy sencillo: Te descargas la aplicación en tu teléfono, metes tu número de tarjeta y te muestra los patinetes que hay disponibles. Escaneas el código QR del patinete y cuando has llegado a tu destino, lo aparcas, vuelves a escanear… ¡y listo! En lo que se refiere al precio, ambas cuestan más o menos lo mismo: unos 0,15 € el minuto.

Y hasta aquí llega esta entrada sobre cómo moverse por París. ¡Espero que te haya sido de ayuda! Si tienes alguna sugerencia o alguna clave que se me haya pasado, ¡no dudes en dejar un comentario!

À bientôt !

Si quieres conocer otros artículos parecidos a París: claves y consejos para usar el transporte público puedes ver mucha más información en la categoría Europa en 2023.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir