Montepulciano y sus bellos paisajes naturales

En nuestro recorrido por las localidades más encantadoras de Toscana, le ha llegado el turno que sin duda os entrará en el corazón y en el paladar nada más piséis por allí. Si además, tenéis la suerte de contemplar el atardecer mirando el Valle de Valdichiana, lo retendréis en la mente, estoy segura, por mucho tiempo. Es un espectáculo digno de admirar. En el post de hoy, hablaremos de Montepulciano y sus bellos paisajes naturales.

Cuando uno viene a Toscana sabe que va a tener que hacer una inmensa lista de lugares que conocer y aunque, muchas veces no tengamos todo el tiempo que quisiéramos para verlo todo, siempre es una excusa para volver y dedicarle varios viajes. Desde luego, esta región central italiana lo merece y mucho. Si aún no lo sabéis, lo iréis descubriendo según la vayáis conociendo. Montepulciano es un pequeño pueblo, que se encuentra en altura, y desde el cual se puede ver todo el valle, que antiguamente era una especie de ciénaga.

Se encuentra más o menos cerca de Pienza y Montalcino, dos localidades de las cuales ya hemos hablado en las entradas y que os recomiendo muchísimo visitar. Es un recorrido maravilloso para realizar en coche, ya que en transporte público es bastante complicado hacerlo porque no hay buena comunicación entre las localidades y tardaríais mucho más. Además, entre medias de las tres vais a poder disfrutar de paisajes naturales que quitan el aliento y que forman parte del patrimonio también de esta sorprendente región. El Val D’Orcia y el Valdichiana son buenos testigos de ello.

Para llegar a Montepulciano desde Florencia, lo más rápido es, como os adelantaba antes, el coche. Tendréis que atravesar posiblemente algún peaje pero llegaréis en una hora y media solamente. Y ya desde allí, recorrer poquito a poco los pueblos de alrededor, que son muchos, y todos muy bonitos. Si os pudieseis alojar en la zona, mucho mejor, porque así podréis ir a vuestro ritmo y sería mucho más cómodo.

Índice de contenidos
  1. UN POCO DE HISTORIA DE MONTEPULCIANO Y SUS BELLOS PAISAJES NATURALES
  2. QUÉ VER EN MONTEPULCIANO Y SUS BELLOS PAISAJES NATURALES
    1. Catedral de Santa Maria Assunta
    2. Iglesia de San Biagio
    3. Iglesia de San Agustín
    4. Plaza Grande de Montepulciano y sus bellos paisajes naturales
    5. Fortaleza de los Medici

UN POCO DE HISTORIA DE MONTEPULCIANO Y SUS BELLOS PAISAJES NATURALES

Montepulciano tuvo origen etrusco y está documentada su existencia desde los IV-III a.C. En época romana fue sede de un ejército que se encargaba de vigilar los caminos de comunicación para los cónsules romanos. En la Edad Media, la República de Siena quiso someter a su control Montepulciano, que era rica e independiente, y esta decisión provocó muchos enfrentamientos entre ambos bandos.

De este modo, tuvo que aliarse con otras localidades como Arezzo, Perugia y Florencia. Ya en el siglo XVI terminó de caer bajo dominio florentino como consecuencia de la creación del Gran Ducado de la Toscana. Esta institución se creó por parte de la familia Medici, concretamente por Cosimo I. Así siguió hasta que participó posteriormente en la formación de la unidad de Italia.

QUÉ VER EN MONTEPULCIANO Y SUS BELLOS PAISAJES NATURALES

Catedral de Santa Maria Assunta

Se construyó entre 1586 y 1680 sobre la antigua ermita de Santa María. De la época de la ermita, lo único que sobrevive es la torre campanario, aunque es una construcción en general incompleta. Ni siquiera la fachada pudo terminarse. En su interior se conservan obras importantes de artistas como Taddeo di Bartolo, Michelozzo, Luigi Ademollo o Andrea della Robbia.

Iglesia de San Biagio

El edificio se basó en una serie de estudios renacentistas y la realizó Antonio da Sangallo el Viejo. Del proyecto se encargó el Papa León X, que a su vez, había sido educado por el filósofo Agnolo Poliziano, natural de Montepulciano.

Iglesia de San Agustín

Se fundó en 1285, pero fue completamente reestructurada siglos después, de la mano de Michelozzo di Bartolomeo. Este arquitecto, tuvo de hecho, un papel muy importante en las construcciones de la Florencia del Renacimiento, puesto que completó muchas de ellas para la familia Medici. No en vano era el arquitecto predilecto de Cosme el Viejo. Dentro, podréis admirar obras de Alessandro Allori, Antonio da Sangallo o Lorenzo di Credi.

Plaza Grande de Montepulciano y sus bellos paisajes naturales

Es la plaza más importante de Montepulciano. En un principio, la plaza era más pequeña y estaba rodeada de edificios medievales. Aquí se desarrollaba la vida pública, tenía un mercado y además, eran expuestos a ojos del pueblo los condenados a muerte para ser objeto, precisamente de escarnio público.

Posteriormente, sin embargo, se trasladó de este lugar el Mercado de las hierbas y la Plaza Grande comenzó a ser la sede de poder de la ciudad, confiriéndole el aspecto actual. Hoy hospeda diferentes edificios relevantes como el Palazzo Contucci, Palazzo Nobili-Tarugi y por supuesto, el Ayuntamiento.

El Ayuntamiento se construyó desde finales del sigloXIV hasta prácticamente mediados del siglo XV. Tiene un aspecto que puede recordar al Palacio Viejo de Florencia y la atribución de su construcción se ha dado a Michelozzo.

Fortaleza de los Medici

En origen fue una construcción militar que se erigió en el siglo XIII por la República de Siena. Ha sido destruida y reconstruida en diversas ocasiones tanto por parte de Siena, como por parte de Florencia. La última reconstrucción se atribuyó al arquitecto Antonio da Sangallo el Viejo, aunque después, en el siglo XIX sufrió una importante renovación.

Una vez que su función militar no tenía sentido, se decidió utilizar para otros fines. Ha sido instituto de secundaria y hoy en día, algunos de sus locales se usan para realizar exposiciones, por ejemplo en la Feria Anual de la Artesanía. Otros locales albergan la Kennesaw State University de Georgia (Estados Unidos), que los emplea con objetivos formativos.

Además de los monumentos y lugares de interés, os recomiendo que deis una vuelta por las numerosas bodegas que tiene la ciudad. De hecho, las más antiguas las encontraréis debajo del propio casco histórico. Y es que Montepulciano tiene una larga tradición vinícola. Lo que es más, es uno de sus principales atractivos. Podéis probar el vino Nobile di Montepulciano o el Rosso, que son los más conocidos.

Si preferís estar más en contacto con la naturaleza, podéis visitar la Reserva Natural del Lago de Montepulciano, residuo de la gran zona lodosa que se situaba antiguamente aquí. Se pueden hacer diferentes actividades para desconectar totalmente de la vida mundana. Y hablando de desconexión, también existe la posibilidad de relajarse en las termas que no están muy lejos del centro histórico, por si os atrae más.

Si queréis descubrir alguna información más sobre Montepulciano, os recomiendo visitar la web oficial de su Ayuntamiento. Os puede resolver alguna duda práctica, que nunca está de más. Os dejo el enlace aquí.

Esto es todo con respecto a la entrada de hoy. Espero que disfrutéis muchísimo de Montepulciano y sus bellos paisajes naturales en vuestra visita a Toscana. Lo más probable es que salgáis encantados y a lo mejor más enamorados su cabe de esta tierra tan bonita. ¡Nos leemos!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Montepulciano y sus bellos paisajes naturales puedes ver mucha más información en la categoría Europa en 2023.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir