Qué ver en Fiesole

Florencia es una ciudad que tiene mucho para ofrecer, pero ¿qué pasa si tenéis más tiempo del que habíais calculado? ¿Podéis ver algo más? Pues sí. Fiesole es la respuesta. Fiesole es una pequeña localidad que está a 6 km de Florencia, se puede acceder fácilmente y es preciosa. ¿Qué más podéis pedir? Si queréis saber qué ver en Fiesole y dónde está exactamente, seguid leyendo.

Índice de contenidos
  1. ¿DÓNDE SE ENCUENTRA FIESOLE?
  2. ¿CÓMO LLEGAR?
  3. UN POCO DE HISTORIA
  4. QUÉ VER EN FIESOLE
    1. Área arqueológica de Fiesole
    2. Tumbas etruscas
    3. Murallas de la ciudad
    4. Duomo de Fiesole
    5. Convento de San Francisco
    6. Villas
    7. Vistas

¿DÓNDE SE ENCUENTRA FIESOLE?

Fiesole es una pequeña localidad que se encuentra a unos seis kilómetros de Florencia y cuya mayor característica es su posición privilegiada sobre una de las colinas que rodean la capital toscana, y eso la dota de un entorno único y la convierte en una excursión más que justificada desde Florencia.

¿CÓMO LLEGAR?

Se puede llegar fácilmente en transporte público, desde Florencia. El autobús es el número siete y lo tendréis que coger o en la estación de tren de Santa Maria Novella o en la plaza de San Marco. El mismo autobús os bajará al centro histórico de nuevo. En coche, llegaréis a través de la Via San Domenico.

UN POCO DE HISTORIA

Desde el siglo IV a.C, y con el nombre de Vipsul, es una de las ciudades etruscas más importantes del Imperio y su origen explicar su localización geográfica, ya que los etruscos construían sus ciudades sobre alturas, de manera que les permitiera un cierto control sobre el territorio y ante posibles ataques.

Después, será tomada por los romanos que la llamarán Faesulae. Allí, la dotaron del foro, un teatro, algunos templos y termas. A los romanos les interesaba dominar la zona, entre otras cosas, por la fertilidad de la tierra y por la cercanía de dos ríos: Arno y Mugnone.

A partir de la Edad Media, quedará básicamente bajo control florentino y muchas de las familias de ricos comerciantes de Florencia, como los Medici, construirán allí una villa.

QUÉ VER EN FIESOLE

El paso de distintas culturas y pueblos por Fiesole, le ha conferido un carácter particular pero sobre todo, le ha permitido conservar algunas muestras interesantes de la vida de esos pueblos, de cómo eran sus sociedades.

Por eso, y porque está tan cerquita de Florencia, es una visita de un día o incluso medio día muy recomendable. Y en el post veréis que lo que os aconsejo ver en Fiesole es bastante interesante.

Lamentablemente de los etruscos no se han podido conservar tantas cosas pero sí de los romanos y también de los longobardos, el pueblo bárbaro que llegó después de la extinción del Imperio Romano.

Área arqueológica de Fiesole

Dentro de esta zona, podréis visitar diferentes cosas. Quizá, lo más imponente sea el teatro romano, perfectamente conservado y escenario de espectáculos nocturnos durante el verano. Su origen está en el siglo I a.C y se considera uno de los teatros romanos más antiguos que existen. Podía llegar a albergar cerca de 3000 personas.

Detrás del teatro, encontraréis las termas romanas. Contienen un calidarium, tepidarium y frigidarium, además de otras habitaciones y bañeras. Había una piscina rectangular y dos bañeras que se usaban para los baños públicos.

Además, en esta parte, existen las ruinas de un templo etrusco-romano de entre los siglos IV y II a.C y se piensa que era dedicado a Júpiter.

Por último, está el museo arqueológico, que contiene urnas de enterramiento etruscas, cerámicas etruscas y romanas así como sepulturas longobardas, armas, joyas y otros objetos medievales.

Tumbas etruscas

Quizás una de las huellas etruscas más importantes de Fiesole sean las tumbas que hay en Via del Bargellino y que atestiguan la construcción de una necrópolis justo después de la muralla de la ciudad. Son construidas con grandes bloques de piedra y tienen una forma cuadrangular. Dentro de la estructura, los etruscos metían las urnas funerarias y también las ofrendas para el paso a la otra vida.

Murallas de la ciudad

Son la antigua forma de defenderse de los etruscos. Las primeras, son de hecho etruscas, y rodeaban toda la ciudad construida por este pueblo. Posteriormente fueron abatidas y reconstruidas de nuevo en época romana y en la Edad Media, tras la conquista de los florentinos en 1125.

Duomo de Fiesole

La catedral tiene su origen en 1028, cuando se decide de cambiar la sede de la catedral de fuera del centro histórico a dentro de este área. Decide dedicarse a San Rómulo, considerado evangelizador de la ciudad.

Sufrió ampliaciones y transformaciones en los siglos sucesivos pero a grandes rasgos, se trata de una construcción de estilo románico con un interior compuesto de tres naves, presbiterio y cripta y el techo de madera. La capilla más importante es la del obispo Leonardo Salutati, cuyos frescos de época renacentista serán realizados por Cosimo Rosselli y el monumento fúnebre de Mino da Fiesole.

Convento de San Francisco

Cerca de la Catedral, encontraréis este convento de la orden franciscana cuyo origen es del 1339. De esta época son los frescos del portal de entrada, uno de los claustros y el dormitorio de San Bernardino; mientras que en el siglo XV, se hizo una ampliación de la iglesia construyendo un coro sobre la capilla subterránea.

Villas

Las villas de Fiesole son numerosas y están repartidas por todos los rincones de la localidad. Al principio, se llevaban a cabo como lugares en los que sus señores podían ser protegidos pero pronto adquirió una función mucho más agradable como lugar de recreo y casa de campo.

Algunas funcionan hoy en día como escuelas, universidades, hoteles y otras todavía están en manos de privados como es el caso de la Villa Medici, la más antigua de la familia en la Toscana y que realizó Michelozzo para Cosimo il Vecchio en el siglo XV. Además, esta Villa, fue la favorita de Lorenzo il Magnifico.

Os dejo aquí enlazada la web del Ayuntamiento de Fiesole por si queréis acceder a información de horarios, precios de museos, etc.

Vistas

Desde la Catedral, tomando la calle que desde la fachada se encuentra a la izquierda, llegaremos a uno de los panoramas más espectaculares sobre Florencia. Y es que en esta ocasión, se nos proporciona una vista más alta de Florencia y se pueden contemplar sus monumentos más importantes a lo lejos y los típicos paisajes toscanos rodeándola. Ya si vais al atardecer, es absolutamente impresionante. No os lo perdáis.

Espero que si venís a Florencia (os dejo aquí el post sobre qué ver en Florencia por si no lo habéis visto y os interesa), os decidáis a pasar un ratito en Fiesole, porque no os vais a arrepentir y espero también, que este post sobre qué ver en Fiesole os sea de utilidad para recorrerla bien y disfrutarla tanto como yo. ¡Nos leemos!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Qué ver en Fiesole puedes ver mucha más información en la categoría Europa en 2023.

Esto también te puede interesar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir